El Nogal en la presente campaña disponemos de planta producida "invitro"

El nogal es un árbol de fronda de hasta 30 m. de alto, de tronco muy poderoso y copa amplia y densa, de vigorosas y corpulentas ramas. Oriundo de Oriente Medio, difundido por todo el mundo por sus cualidades, ya que es cultivado por la madera, las hojas aromáticas y el fruto comestible, y también como elemento ornamental. La nuez , fruto seco de alto valor nutritivo, se le atribuye la capacidad de disminuir el colesterol.

Es un árbol de gran importancia económica, tanto por la producción de los frutos como por el leño, siendo una de las especies frutales más rentable actualmente. En general, la mejora de la competitividad en el cultivo del nogal, ha reflejado el aumento de la superficie cultivada. La belleza y calidad de su madera se utiliza en ebanistería, en trabajos de tornería y en la fabricación de culatas de armas. Se emplea en chapa y desenrollo para carpintería de gran valor.

Posee hojas alternas, compuestas e imparipinnadas ovaladas, de una longitud entre 25 y 50 cm. Suele poseer un número de foliolos elípticos de entre 5 y 9. Las hojas del nogal son tardías y brotan cuando los demás árboles ya tienen toda la fronda. Florece entre abril y junio. Las flores aparecen poco antes o al mismo tiempo que la fronda. Los frutos o nueces del nogal son drupas que, en su forma pueden variar entre globulares y ovalados. Tienen una cáscara lisa de color verde intenso y en su interior contienen las deseadas nueces. La nuez es el auténtico hueso del fruto y a la vez semilla comestible. Los frutos maduran entre agosto y octubre, época otoñal en que se recolectan las nueces.

El nogal se desarrolla a altitudes que pueden llegar a los 1500 m. en la Península, teniendo preferencia por suelos profundos y sueltos con gran cantidad de nutrientes. Es un árbol de media sombra y necesitado de humedad o riego regular, aunque no excesivo. En los primeros años de crecimiento, el nogal no resiste muy bien el frío y las heladas. Se trata de una especie que puede ser muy longeva (fácilmente centenaria).

El tamaño del fruto debe ser tal que los diámetros ventral y sutural sean mayores o iguales a 30 mm. El rendimiento debe ser del 40% como mínimo. Debe ser una nuez poco rugosa, sin rincones interiores y de mediana resistencia a la rotura. Interesa que el color de la cáscara sea lo más blanco posible y que el de la almendra sea marrón claro.